La importancia de gestionar la reputación

La importancia de gestionar la reputación

Lo sucedido con el candidato Julio Guzmán nos deja lecciones para políticos y sus asesores sobre la importancia de gestionar la reputación.

En mi trabajo como asesor en campañas electorales y políticas, siempre le pedimos a un candidato que nos hable de su vida privada, especialmente de hechos que pueden afectar su imagen, por ejemplo, una infidelidad, una denuncia policial, etc. Con estas “confesiones” se elabora un Mapa de Riesgos, y se traza las rutas a seguir para afrontar cada uno de los posibles “ataques” que puede tener el candidato.

Se elabora una estrategia, no solo de comunicación, sino de acciones concretas a realizar, según cada caso. Un hecho como en el que estuvo involucrado el candidato Guzmán se filtra tarde o temprano, porque el edificio tenía cámaras de seguridad, se levantaría un reporte policial y de los bomberos. Era solo cuestión de tiempo.

Hoy, los ciudadanos tienen en mente que el Sr. Guzmán fue infiel y cobarde (sale “huyendo” de la escena). Una combinación que aumenta el impacto de las percepciones negativas sobre su “calidad de persona”.

Algunos hablan que ya es un “muerto político”. Yo no diría eso. “La gente olvida”, pues el voto es emocional, pasional, así que hoy lo pueden odiar, mañana no sabemos. Yo diría que lo dejaron “en coma”, la bala no impactó en el corazón (aún queda tiempo para las elecciones del 2021), pero sí estuvo cerca, cerca para dejarlo “en coma” para las elecciones del 26 de enero.

Este caso de Julio Guzmán nos recuerda la importancia de gestionar la reputación de un político. Contar con un Mapa de Riesgos le ayudaría a saber «cómo apagar un incendio» antes que suceda.

____________________
Sobre el autor:
Javier Vargas es Comunicador Social, especializado en Comunicación Corporativa. Es consultor en Comunicación y Marketing Digital, con más de 12 años de experiencia asesorando a organizaciones del sector público y privado.

Compártelo en tus redes